Lo desconocido suele darnos miedo. Sin embargo, resulta irónico que lo desconocido sea, en este caso, la naturaleza. Cuidarse a través de las plantas es uno de los rituales más antiguos que existen, así que vence tus frenos y descubre los beneficios de cuidar tu cabello de la manera más natural que existe.

 

Las plantas son verdad: te aportan vitaminas, minerales y nutrientes esenciales, además de, en algunos casos, taninos que dan color. Pasar de la coloración sintética a la vegetal requiere, ante todo, un cambio de chip. Y después, conocer cómo va a reaccionar tu cabello. 

 

 

1// Tomar conciencia. Este es el primerísimo paso para dejar un hábito que creíamos que era la única opción, el consumo de químicossintéticos en el cabello, y empezar a descubrir una nueva manera de cuidar nuestra melena y piel.  Nuestro cabello, al igual que todo nuestro cuerpo, actúa como contenedor de químicos. Algunos poco a poco han sido expulsados, pero otros siguen dañando nuestras fibras capilares. 

2// Paciencia. Hay que empezar a entender los tiempos de la naturaleza y adaptarnos a ellos, y ser constante para que nuestro cambio tenga resultados. Por eso antes de definir el color que queremos en nuestro cabello, debemos reestructurar las fibras capilares y recuperar la salud del mismo, si no está sano no hay color bonito. 

3// Prepara y recupera. Los aceites de primera prensada en frío son los protagonistas en este step. Nutrir el cabello con grasas buenas, para que después pueda absorber bien los pigmentos y minerales de las plantas. Los aceites penetran en la epidermis nutriéndola y protegiendo la capa lípida. Tienen efectos calmantes, suavizantes, tonificantes y regeneradores.

Empieza realizando un baño de aceite semanal durante un mes. Debes aplicarlo de raíces a puntas, empapando bien todo el cabello. Masajea tu cuero cabelludo, con un cepillo de madera natural si lo prefieres, para que el aceite penetre bien y déjalo actuar 2 horas antes de lavar tu melena o toda la noche para un extra de hidratación. Te dejamos aquí nuestro tutorial. 

4// La fórmula perfecta. Cuando tengamos nuestra melena preparada para el cambio entonces, es la hora de escoger la mejor combinación para nuestro cabello. 

Como siempre os decimos; henna solo existe una y nos dará un color cobrizo, más o menos intenso, dependiendo de la base de color de nuestro cabello. Así las fórmulas de lavanda y azahar, romero y salvia, tomillo y ortiga son ideales para todo tipo de cabellos, cada planta nos aportará algo distinto. Mientras que la fórmula con manzanilla la recomendamos para melenas más rubias y la de té negro, canela e hibiscus para cabellos oscuros. Siempre podremos combinarlas entre ellas para intensificar el color o rebajarlo.



 

Confiar en la naturaleza es confiar en ti misma.