Habitualmente perdemos entre 100 y 200 cabellos diarios. Con el otoño, la cifra se multiplica, y llega una etapa propicia a la caída del cabello. En verano, el Sol incide con más fuerza sobre nosotros y el pelo tiende a engrosarse para ganar densidad y así proteger nuestra cabeza. En el otoño, el pelo pierde calidad: es cuando se cae.

Una de las razones por las que se pierde el cabello es que el suministro de sangre que nutre las raíces se ha cortado. Esto significa que el pelo no tiene forma de desarrollarse y está literalmente seco. El restablecimiento de la fuente de alimentación para su cabello, promoverá el crecimiento del mismo.

La aplicación de henna (pura, con capacidad de teñir, o neutra, con todas las propiedades pero sin cambiar el color original),  es uno de las consejos naturales más placenteros y eficaces contra la caída del cabello. La henna, nutre la raíz del cabello y la fortalece, incrementando el volumen de cabello y potenciando su brillo.

Además, debes vigilar tu alimentación: hierro, zinc, yodo, proteínas, silicio, vitaminas A, vitaminas del complejo B (B6 y B12), biotina, agua, y ácido fólico son los nutrientes que deben incluirse en la dieta para un cabello fuerte, además de reducir el consumo de café, chocolate y grasas.

Por último, el cepillado: un buen masaje diario en el cuero cabelludo con un cepillo de cerdas naturales, reactivará el riego sanguíneo  y mejorará la salud general del cabello.