¿Sabes cuál es la diferencia entre una henna pura y una henna neutra? Si todavía tienes dudas, estás en el lugar adecuado.

Empecemos por la función más básica, el color. La henna procede de una planta llamada Lawsonia Inermis y sí, pigmenta. La henna neutra en cambio, procede de la Cassia Obovata y no tiñe. En realidad son plantas similares que comparten las mismas propiedades beneficiosas para el cabello, con la excepción del color.

HENNA (Lawsonia Inermis): La henna pura es el polvo resultado de triturar las hojas de la planta Lawsonia Inermis. Esta planta, es conocida desde la antigüedad por sus beneficios y propiedades y por que es la planta que aporta color, pero atención chicas: ni aclara ni oscurece, sólo da el tono dependiendo de la base en la que trabajemos. El color es cobrizo, va desde rojos cereza, hasta anaranjados. Y no, no cubre canas. Pero las matiza creando reflejos.

HENNA NEUTRA (Cassia Obovata): Como os decíamos, tiene las mismas propiedades que la Henna pero no da color. La podemos utilizar, también, para rebajar el color de la Henna pura. Es la favorita de los chicos, que quieren hacerse los tratamientos sólo por sus propiedades. Y sí, es apta para todo tipo de cabello.

¿Qué nos aportan?

Tanto la henna neutra como la henna pura aportan gran cantidad de vitaminas y minerales a nuestro cabello. Le otorga fuerza, cuerpo y brillo, además de frenar la caída. ¡Cada vez es más habitual ver a chicos en nuestros showrooms haciéndose el tratamiento! Es ideal para embarazadas (antes y después de la gestación). Además, limpia y regenera el cabello así como el cuero cabelludo.

Recuerda siempre que en el proceso de preparación hay que añadir una cucharada de aceite cosmético de primera prensada, para que el cabello quede hidratado. Un verdadero ritual de belleza.